Asamblea de Ecuador aprueba proyecto de ley que promueve el derecho a la salud


Asamblea de Ecuador aprueba proyecto de ley que promueve el derecho a la salud
Ilustración de portada: Daría Castro

El proyecto de código de salud mejoraría la protección de las mujeres, las niñas, y las personas LGTBI


La Asamblea Nacional de Ecuador ha aprobado un nuevo código de salud que ayudaría a todas las personas en Ecuador a disfrutar de un mejor acceso a la atención sanitaria.

El proyecto legislativo, en el que se trabajó casi 8 años, se aprobó el pasado 25 de agosto por 79 votos contra 58, y ahora deberá ser firmado  por el presidente Lenín Moreno para convertirse en ley. El proyecto garantiza el derecho a la salud con alcance universal e integral, incluso para las mujeres, adolescentes y niñas y para las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI). También garantiza el acceso a la atención de la salud sexual y reproductiva y prevé la prestación de servicios integrales basados en evidencias científicas.

La aprobación del proyecto de ley por la Asamblea representa un notable logro para las numerosas organizaciones de derechos de la mujer que apoyaron la iniciativa.

En un país en el que cada día 7 niñas menores de 14 años se convierten en madres y la tasa de mortalidad materna es de 41,1 cada 100.000 nacimientos, el nuevo código podría contribuir a mejorar de manera significativa la vida de todas las personas ecuatorianas ampliado el acceso a los servicios integrales de salud sexual y reproductiva. Por ejemplo, prohíbe postergar la atención de la salud de emergencia, por cualquier motivo, incluida la objeción de conciencia. Este es un paso importante para eliminar los obstáculos a la atención de la salud reproductiva y garantizar que los servicios de atención a la salud se brinden sin discriminación, observando los estándares establecidos por el derecho internacional y algunas recomendaciones específicas formuladas por el relator especial de la ONU sobre el derecho a la salud. El proyecto de ley sigue careciendo de una orientación clara sobre las situaciones que no son de emergencia, en las que la atención oportuna es también urgente y la objeción de conciencia no regulada podría causar retrasos incompatibles con las obligaciones de derechos humanos del Ecuador.

El código reafirma la obligación de los profesionales de la salud de respetar la confidencialidad médica, incluso en casos de emergencia obstétrica. Esto resulta crucial, en un país donde Human Rights Watch ha encontrado que casi tres de cada cuatro procesos penales por abortos en los que ha tenido acceso a los expedientes, se inician por la denuncia a la policía por parte de un proveedor del sistema de salud.

El código también confirma la prohibición en el país de la terapia de conversión establecida en el Código Penal, que sanciona penalmente todo intento de modificar la identidad de género u orientación sexual de una persona. El nuevo código de salud prevé asimismo garantías para los niños y las niñas intersexuales. Esto incluye la prohibición de ofrecer o practicar procedimientos médicos que vulneren la integridad personal de quienes no hayan alcanzado la pubertad, salvo cuando se encuentre en riesgo la salud o la vida del niño o niña.

El presidente Lenín Moreno tiene la oportunidad de mejorar la salud y la vida de todas las personas ecuatorianas. Moreno debería unirse a la mayoría de la Asamblea Nacional y firmar este proyecto de ley.

Ximena Casas