Isla soñada: la tregua

Apuntes de un diario en tierras zapatistas


Fotografías: Amalia Ospina

Muchas hemos imaginado cómo sería un mundo solo de mujeres. La ciencia ficción quizás haya viajado a ese universo lejano. Tenemos fantasías del tipo Isla con Chikas de las Cumbia Queers y decimos: “yo ya quiero estar ahí, lejos de aquí”. De entrada, al llegar al Encuentro de mujeres que luchan [1] convocado por las zapatistas, vemos en la puerta un enorme letrero que reza “Prohibido entrar hombres” y otro que dice “Aquí solo mujeres”. En la puerta nos reciben zapatistas encapuchadas que nos dan la bienvenida a sus tierras.

description

description

Mis amigas y yo atravesamos el umbral de entrada y quizás fue ahí donde emprendimos nuestro verdadero viaje. Empezamos a caminar por territorio libre, por tiempo zapatista, una ensoñación de la que todavía no logramos salir del todo. De a poco y en lo que acomodábamos nuestras cosas en el espacio, nos fuimos quitando de encima las peleas, los prejuicios, las diferencias que arrastramos de la ciudad, le fuimos bajando al feministómetro, porque recordemos, la convocatoria era a “mujeres del mundo que luchan”, no sólo a las que nos autoproclamamos como feministas, fue a mujeres, sí, aunque te digas no binaria, en este espacio entendías que el decirte mujer es una postura política, empiezas a entender desde dónde te están interpelando y a aceptarlo.

description

En nuestra primera comida hablamos de lo contentas que estábamos de haber llegado. Se nos dio por pensar, quizás porque estábamos rodeadas de un paisaje imponente, de montañas y tierras libres, que quien lucha por una vida digna para las mujeres no puede hacer caso omiso de la lucha por la tierra y el territorio. ¿Cómo no pensar en quién trabaja el alimento que llega a tu mesa o la fuente de donde nace el agua que corre por tu cuerpo?

Pasó el día, llegó la noche….las estrellas, como las mujeres, brillan en la oscuridad

Despierta mi bien despierta,
Mira que ya amaneció
Ya los pajaritos cantan
La luna ya se metió.

¡Qué linda está la mañana
en que vengo a saludarte
Venimos todas con gusto
y placer a felicitarte!

description

Con esta conocida canción nos despertaron las mujeres zapatistas el 8 de marzo para dar inicio al Encuentro. En breve comenzaron los discursos. Enormes tropas de mujeres encapuchadas se fueron formando en la cancha de fútbol, todas las que habíamos llegado nos fuimos congregando frente al escenario esperando a que las mujeres que estaban en el templete empiecen a compartir su palabra. El primer discurso de bienvenida nos dio aliento y lágrimas de emoción, nos recordaron porqué estábamos ahí reunidas y qué es lo que nos mantiene en la lucha.

description

description

Cada caracol (cinco en total) tomó la palabra, las comandantas contaban la historia de cómo fue que al principio de la organización, allá por el año 83, las mujeres pensaban que sus maridos las estaban engañando porque se iban de noche y no decían por qué, ni a dónde ni con quién. Cuando se cansaron de ese comportamiento los encararon y les preguntaron que qué estaban haciendo, y empezaron a descubrir, de la mano de sus compañeros, la lucha que estaban organizando, de a poco las fueron integrando y cada una fue decidiendo cómo involucrarse en la lucha, poco a poco fueron dejando el temor y tomando valor para hablar, para participar, para aprender. Y se dieron cuenta de que el capitalismo y el patriarcado les causaba los dolores que tanto sufrían y de que nunca más podría existir un México sin nosotras, y entonces la fuerza de su palabra empezó a nacer de la rabia, la digna rabia.

description

description

El sol implacable empezó a dispersar a las visitantes del Encuentro, todas las que estábamos en la cancha de fútbol huimos buscando la sombra, otras se fueron a terminar de montar sus carpas, y las zapatistas seguían en pie, frente al escenario, con sus atuendos coloridos, sus capuchas y sus niños en la espalda. Las visitantes nos fuimos quitando la ropa, acostándonos en el suelo, buscando la manera más cómoda de escuchar o de simplemente conversar con nuestras amigas, mientras cada caracol se hacía presente y las zapatistas en pie. ¿Qué es lo que les mantiene en pie durante todas esas horas? ¿Será que vivir rodeadas de ese paisaje les hace ser más contemplativas y concentradas? ¿Es una forma de mostrar respeto ante la palabra? ¡Estábamos frente a un ejército, una guerrilla más de treinta años de formación militar y de respeto ante la palabra y la acción! Nos vimos un poco flojas…

description

description

Los tiempos y los modos zapatista, la flor de la palabra.
Pasaban las horas y cada vez teníamos más contacto con el universo que imaginan las zapatistas, el olor a leña, montaña y sol ya empezaba a hacerse cuerpo. Primero se armaron los partidos de fútbol, donde destacaron por su técnica y sus uniformes, las Arcoiris Rebelde, cada que hacían gol iban corriendo al tablero del marcador a escribir un mensaje para la audiencia. La que abrió el marcador escribió: “bienvenidas compañeras mujeres de diferentes ciudades”. También iban relatando el partido y amenizándolo con sus chistes. Nos mostraron sus destrezas para el* básquet* y el voleibol.

description

description

Empezaba a caer la tarde y era tiempo para las obras de teatro que nos cautivaron por la potencia de su mensaje, la escenografía, los diálogos y las actuaciones. Mientras tanto las del público nos fuimos relajando, hasta se armaron filas de masajes colectivos.

description

description

Entrada la noche nos declamaron poesía y para cerrar con broche de oro, la banda musical, Dignidad y Resistencia, al son del corrido, nos dejaron su mensaje de rebeldía. Para que todo esto funcionara hubo un contingente de jóvenes zapatistas que no descansaron, de sol a sol, durante todo el Encuentro, pusieron a punto el sonido y la iluminación, conectaban y desconectaban cables, y a la vez registraban todo lo que pasaba.

description

description

description

description

Cayó la noche y nos volvieron a congregar en la cancha de fútbol. Dieron fin a la jornada zapatista e inicio a las jornadas internacionales de las mujeres que luchan (9 y 10 de marzo). De pronto, apagaron todas las luces, oscuridad total, silencio… (Los alrededores de la cancha se empezaron a llenar de pequeñas lucecitas)

HERMANAS Y COMPAÑERAS:

ESTE DÍA 8 DE MARZO, AL FINAL DE NUESTRA PARTICIPACIÓN, ENCENDIMOS UNA PEQUEÑA LUZ CADA UNA DE NOSOTRAS.

LA ENCENDIMOS CON UNA VELA PARA QUE TARDA, PORQUE CON CERILLOPIDO SE ACABA Y CON ENCENDEDOR PUES QUÉ TAL QUE SE DESCOMPONE.

ESA PEQUEÑA LUZ ES PARA TI.

LLÉVALA, HERMANA Y COMPAÑERA.

CUANDO TE SIENTAS SOLA.

CUANDO TENGAS MIEDO.

CUANDO SIENTAS QUE ES MUY DURA LA LUCHA, O SEA LA VIDA,

PRÉNDELA DE NUEVO EN TU CORAZÓN, EN TU PENSAMIENTO, EN TUS TRIPAS.

Y NO LA QUEDES, COMPAÑERA Y HERMANA.

LLÉVALA A LAS DESAPARECIDAS.

LLÉVALA A LAS ASESINADAS.

LLÉVALA A LAS PRESAS.

LLÉVALA A LAS VIOLADAS.

LLÉVALA A LAS GOLPEADAS.

LLÉVALA A LAS ACOSADAS.

LLÉVALA A LAS VIOLENTADAS DE TODAS LAS FORMAS.

LLÉVALA A LAS MIGRANTES.

LLÉVALA A LAS EXPLOTADAS.

LLÉVALA A LAS MUERTAS.

LLÉVALA Y DILE A TODAS Y CADA UNA DE ELLAS QUE NO ESTÁ SOLA, QUE VAS A LUCHAR POR ELLA.

QUE VAS A LUCHAR POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA QUE MERECE SU DOLOR.

QUE VAS A LUCHAR PORQUE EL DOLOR QUE CARGA NO SE VUELVA A REPETIR EN OTRA MUJER EN CUALQUIER MUNDO.

LLÉVALA Y CONVIÉRTELA EN RABIA, EN CORAJE, EN DECISIÓN.

LLÉVALA Y JÚNTALA CON OTRAS LUCES.

LLÉVALA Y, TAL VEZ, LUEGO LLEGUE EN TU PENSAMIENTO QUE NO HABRÁ NI VERDAD, NI JUSTICIA, NI LIBERTAD EN EL SISTEMA CAPITALISTA PATRIARCAL.

ENTONCES TAL VEZ NOS VAMOS A VOLVER A VER PARA PRENDERLE FUEGO AL SISTEMA.

Y TAL VEZ VAS A ESTAR JUNTO A NOSOTRAS CUIDANDO QUE NADIE APAGUE ESE FUEGO HASTA QUE NO QUEDEN MÁS QUE CENIZAS.

Y ENTONCES, HERMANA Y COMPAÑERA, ESE DÍA QUE SERÁ NOCHE, TAL VEZ PODREMOS DECIR CONTIGO:

BUENO, PUES AHORAVAMOS A EMPEZAR A CONSTRUIR EL MUNDO QUE MERECEMOS Y NECESITAMOS”.

Y ENTONCES SÍ, TAL VEZ, ENTENDEREMOS QUE EMPIEZA LA VERDADERA CHINGA Y QUE AHORITA COMO QUIEN DICE QUE ESTAMOS PRACTICANDO, ENTRENANDO PUES, PARA YA ESTAR SABEDORAS DE LO MÁS IMPORTANTE QUE SE NECESITA.

Y ESO QUE SE NECESITA ES QUE NUNCA MÁS NINGUNA MUJER, DEL MUNDO QUE SEA, DEL COLOR QUE SEA, DEL TAMAÑO QUE SEA, DE LA EDAD QUE SEA, DE LA LENGUA QUE SEA, DE LA CULTURA QUE SEA, TENGA MIEDO.

PORQUE ACÁ SABEMOS BIEN QUE CUANDO SE DICE “¡YA BASTA!” ES QUE APENAS EMPIEZA EL CAMINO Y QUE SIEMPRE FALTA LO QUE FALTA.

“Detrás de nosotros, estamos ustedes” [2] …efecto pasamontañas
Empezábamos a entrar en confianza y a conocernos, a entender de qué se trataba este Encuentro. Nuestras cuerpas se relajaban y crecía la emoción de darnos la oportunidad de mirarnos a los ojos, de sentirnos cerca. Noté que el pasamontañas me inquietaba ¿qué estaba sintiendo? ¿Qué significaba no poder ver la cara de miles de mujeres ahí presentes? Por un lado entendí que era protección y anonimato, pero al mismo tiempo, me fui dando cuenta de la importancia que le damos al rostro, a los gestos faciales, y al quién dice qué. Dicen que el pasamontañas es también un espejo, donde me puedo ver y resonar. Esta más-cara es la de un colectivo, cuando habla una, están hablando todas. Nos quedaba la mirada y su profundidad y el deber de sostenerla a toda costa y ¡cómo cuesta!

description

description

BUENO, IGUAL NO SABEMOS SI SÍ ES ACUERDO O NO…

Las jornadas de talleres, charlas, proyecciones, obras e intervenciones de las invitadas fueron tan diversas como asistentes hubo en el Encuentro. Compartimos experiencias, dolores, amores, artes, era un torbellino interminable de actividades y palabras de enorme fuerza y valor. Se dio un lugar especial para la palabra a las madres de desparecidos por el mal gobierno y madres de víctimas de feminicidios. En cada testimonio tembloroso sentimos a flor de piel la violencia que vivimos a diario, pero también aprendimos cómo la vamos transformando de forma creativa en propuestas y acciones sanadoras. Nos regalamos estos días para abrazarnos y sanarnos las heridas, para brindarnos seguridad y confianza (tanto fue el ambiente de seguridad que en los anuncios de objetos perdidos, anunciaron el olvido de un rollo de papel de baño!) Los cuerpos-otros, dejaron de ser otros para convertirse en una sola piel desnuda, llena de diferencias y colores. Batucadas feroces, obras de teatro y cantos animaron el ambiente. Porque nuestra venganza ES ser felices.

description

description

description

description

description

description

Nos quedamos con el gusto de habernos re-conocido, de sabernos en la lucha, que estamos caminando en diferentes latitudes pero al compás del mismo latido. Sin duda salimos con el alma ensanchada, sintiendo como crece el corazón y la sonrisa amplia perdura. Con todas las diferencias que nos caracterizan, pudimos ver un horizonte común, vernos en aquello que compartimos. Pero un Encuentro de estas características no podía quedar en el aire, las zapatistas nos recordaron la importancia de la palabra y de llegar a acuerdos, y estos acuerdos son siempre y cuando se convierten en acciones.

description

description

LES PROPONEMOS QUE ACORDEMOS SEGUIR VIVAS Y SEGUIR LUCHANDO, CADA QUIEN SEGÚN SU MODO, SU TIEMPO Y SU MUNDO.

¿ESTÁN DE ACUERDO DE, EN SUS MUNDOS Y SEGÚN SUS MODOS Y TIEMPOS, ESTUDIAR, ANALIZAR, DISCUTIR Y, SI SE PUEDE, ACORDAR NOMBRAR QUIÉN O QUIÉNES SON LOS RESPONSABLES DE NUESTROS DOLORES QUE TENEMOS?

LES PROPONEMOS EL ACUERDO DE VOLVER A REUNIRNOS EN UN SEGUNDO ENCUENTRO EL PRÓXIMO AÑO, PERO NO NADA MÁS AQUÍ EN TIERRAS ZAPATISTAS, SINO QUE TAMBIÉN EN SUS MUNDOS DE CADA QUIEN, DE ACUERDO A SUS TIEMPOS Y MODOS.

Hasta pronto compañeras, que la chinga recién empieza…

[1] Encuentro internacional, político. artístico, deportivo y cultural de mujeres que luchan en el caracol zapatista de la zona tzotz choj. Chiapas-México (Del 7 al 11 de marzo de 2018).

[2] “Detrás de nuestro rostro negro, detrás de nuestra voz armada, detrás de nuestro innombrable nombre, detrás de los nosotros que ustedes ven, detrás estamos ustedes, detrás estamos los mismos hombres y mujeres simples y ordinarios que se repiten en todas las razas, se pintan de todos los colores, se hablan en todas las lenguas y se viven en todos los lugares. Somos los mismos ustedes. Detrás de nosotros estamos ustedes.” Subcomandante Insurgente Marcos

Última modificación: 29 de marzo de 2018 a las 13:11

Hay 0 comentarios

captcha