En el incierto panorama político, ¿está usted de acuerdo?

¿Cómo asistimos a este escenario electoral 2018? Entrevistas a Alejandra Santillana y Mario Unda.


Foto: Juan Manuel Ruales.

Al cumplirse casi un año de las elecciones presidenciales de 2017 el gobierno de Lenin Moreno convoca un referéndum y consulta popular como resultado del Diálogo Nacional que emprendió a pocos meses de asumir la presidencia del Ecuador. Según el presidente el referéndum aglutina las demandas presentadas por los diversos sectores de la sociedad.

Después de una década de gobierno por el proyecto político del movimiento Alianza País, llamado Revolución Ciudadana, al mando del ex presidente Rafael Correa; las condiciones sociales, políticas y económicas del Ecuador muestran otra vez un descontento y desconfianza hacia la clase política dominante que se ha acumulado en los últimos tiempos y que ha explotado con los últimos escándalos de corrupción.

Con un cuestionado triunfo electoral en las presidenciales, el gobierno de Moreno transcurre hoy en un escenario adverso para el proyecto de AP, fruto de la herencia correísta. El referéndum y consulta popular [1] del próximo 4 de febrero contiene siete preguntas, sobre: corrupción, participación y control social, alternabilidad, delitos sexuales, minería y extractivismo, ley de plusvalía.

La Periódica conversó con lxs sociólogxs Alejandra Santillana y Mario Unda que explican la transición política del Correismo al Morenismo, nos comparten elementos de análisis para comprender esta convocatoria a las urnas.

description

Foto: Miro Aguilar Villamarín. Retoque: Juan Manuel Ruales

Alejandra Santillana es feminista de izquierda, parte de la colectiva feminista Las Lorenzas y de la Cátedra Libre Virginia Bolten, socióloga, doctorante del Postgrado de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Investigadora del Instituto de Estudios Ecuatorianos y del Observatorio de Cambio Rural.

description

Foto Juan Manuel Ruales

Mario Unda es profesor universitario, investigador y sociólogo.

¿Qué ha significado para el Ecuador la transición Correa-Moreno?

Alejandra Santillana: El Correísmo se puede entender como una fase de modernización capitalista, un proyecto de reforma institucional del Estado. Se trata de un proyecto que hizo de este un espacio eficiente con un enfoque ciudadano, donde la eficiencia está ligada a la idea de justicia y redistribución. En un segundo momento, fue la idea de productividad. No fue una reforma del Estado, pero sí desde el enfoque institucional que se muestra en las leyes, el proceso aparente del fortalecimiento del Estado en su rol de planificación, de gestión de rector de la política pública nacional.

Esto se junta con el proyecto económico que mejoraba las condiciones de negociación de quienes estaban al interior del Estado y del Estado mismo frente a los grupos empresariales, pero que nunca rompió finalmente la alianza con el capital, de hecho, es un proyecto que permite la reproducción del capitalismo. Es un proyecto que logra permear en los espacios donde todavía no había relaciones capitalistas; el capital impone una lógica también de reconocimiento de cualificación, la reforma a la educación y la meritocracia son muestra de un tipo de fuerza de trabajo acorde a las necesidades del capital y no necesariamente del país.

Mario Unda: El correísmo inauguró un régimen populista de carácter bonapartista [2], y esto continúa hasta ahora, la diferencia está en que el caudillo mayor ha tenido que dejar funciones y no se resigna a eso, y Moreno intenta estabilizar su gobierno. Aunque AP ganó las elecciones lo hizo en condiciones de debilidad con una enorme pérdida de votación que ya arrastraba desde 2014 en elecciones municipales, provinciales y que se confirmó en las presidenciales de 2017.

En medio de una situación de conflictividad fuerte, animada en parte, por el estilo de gobernar de Correa y un cierto cansancio de sectores de la población respecto a ese modo confrontativo de gobernar, todo esto le hizo perder la capacidad de convencer a la población y, por lo tanto, el triunfo resultó débil. Ahora la ventaja de AP, de todos modos, es que, fuera de ella todo es debilidad, la derecha está igualmente débil, los movimientos de izquierda también están débiles; entonces, en ese juego de debilidades, Moreno intenta hacer equilibrios para estabilizar su posibilidad de gobernar.

Tras la posesión de Lenin Moreno como presidente en agosto de 2017, Alianza País partido oficialista, no ha podido contener una profunda crisis interna, parecería que en los últimos meses la política en el país gira entorno a la ruptura de los dos más importantes líderes del proyecto político que ha gobernado por más de una década el Ecuador.

¿Cuál es el contexto en el que se da ésta consulta la consulta popular?

Mario: Cualquier consulta popular es planteada como una estrategia de legitimación política del gobierno, esta tiene la particularidad de que los actores involucrados se juegan un papel relativamente importante. Por ejemplo, para el gobierno de Moreno se trata de afirmar su legitimidad política, desembarazarse por fin plenamente de la presión correista y de tener un espacio de negociación con el resto de sectores sociales y políticos; eso va a depender en la medida que obtenga una votación significativa en la consulta, sobre todo en aquellas preguntas que son las fundamentales, donde se juegan elementos del poder político.

Para el correismo es la posibilidad de mantener vigente la figura de Correa, y por lo tanto sus posibilidades de participación electoral para el 2019 o directamente al 2021, esto depende también del resultado electoral que se obtenga. Es obvio, como mucha gente, señala que no toda votación del sí puede entenderse como respaldo a Moreno y no toda la votación del no puede cargarse como respaldo a Correa, pero ese va a ser el efecto político más allá de la intención del votante.

Alejandra: Es importante mirar como en ese contexto el proceso de transición con Moreno no es uno que nos muestra en conjunto una profunda debilidad de las fuerzas políticas del Ecuador. AP sigue siendo fuerte en la medida que tienen el poder del control político del Estado, y la derecha es fuerte en la medida que controla los medios de producción, pero finalmente estamos a unos pocos meses de la llegada de Moreno y lo que vemos de cara a la consulta popular, es que hay una necesidad de legitimación de Lenin Moreno, frente a la población ecuatoriana y a sus contradictores políticos.

Él llega a la presidencia después de una segunda vuelta en medio de denuncias de fraude, con algo del 50% cuando Lasso tenía 48%. Sabemos que el país está divido en dos tipos de votantes y entonces la consulta es también un espacio de legitimación, pero es también la forma que AP encuentra para dirimir las disputas internas.

El mecanismo de referéndum y consulta popular data en la historia republicana del Ecuador desde el siglo XIX, en la última década AP ha usado este recurso para buscar en la voz del pueblo la legitimidad de su gobierno, en ese tiempo se han consultado temas que van desde la creación de una Asamblea Constituyente, aprobación de Constitución, restructuración del sistema de justicia, prohibición de maltrato animal o control de bienes a servidores públicos.

¿Por qué la consulta de 2018 se centra en estos temas?

Mario: En la historia las consultas pueden presentarse de dos modos, una es con una o dos preguntas que concentren la atención de la gente; por decir algo, aprobamos o no la constitución, ahí no hay más preguntas, no hay más opciones que eso.

Otras consultas, en cambio, dispersan la atención del electorado, fijando el foco de atención en algunas preguntas que captan votación, para las preguntas que realmente interesan. Nos hemos acostumbrado a que tenemos un conjunto de preguntas centrales y un conjunto de preguntas que atraen votantes diversos, en este caso uno puede decir, el tema de la corrupción obviamente trata de atraer votantes, por el escándalo generado alrededor del tema, pero también tiene, un componente político central. Las peleas ya están allí planteadas, va a ser el tema de la economía, el tema del control del consejo de participación y lo que esto implica; eso es lo que va a estar en juego.

Alejandra: Moreno y sus asesores ubican ciertos temas sensibles que permitan desmarcarse del correismo como tal, y así mostrarse como un gobierno de apertura. Se trata de lograr cierta simpatía, de sectores democráticos en el país que tengan la capacidad de levantar la opinión pública con temas sensibles para la población ecuatoriana, una señal de intento de diálogo de diferenciación del correismo, obviamente son preguntas que no van a resolver la problemática, eso lo sabemos, porque si hubiera una intensión real no habrían concesiones mineras, si hubiera una intensión real todo lo que tiene que ver con violencia hacia nosotras se podría ver con una reforma al COIP con la despenalización del aborto por violación, que podría ser uno de los grandes temas.

description

Miro Aguilar Villamarín. Retoque: Juan Manuel Ruales

Según la información recopilada en encuestas a la ciudadanía la pregunta cuatro que hace referencia a la prescripción de delitos sexuales tiene el apoyo de la ciudadanía con una respuesta del Sí al 80,6% [3]. En la actualidad a nivel mundial y en nuestro país la demanda publica sobre la violencia sexual a niñas, niños y mujeres ha tomado fuerza principalmente por que la voz de las y los sobrevivientes de estas violencias ha sido puesta sobre la mesa, frente a una sociedad que las ha naturalizado y silenciado históricamente.

¿Qué significa la consulta popular para la demanda de las mujeres, niñas y niños?

Alejandra: En la escala de las herramientas para erradicar la violencia y construir un país para nosotras, efectivamente es fundamental la ley que se aprobó hace poquito. Está la pregunta cuatro [4] que simplemente habilita mirar que es un tema sensible para el país, es un medidor para ubicar que este es un tema central y que no puede haber ningún proyecto político de transición, democrático, sin tomar en cuenta un tema de derechos sexuales y reproductivos, la garantía de la vida plena, sin violencia para ninguna de nosotras y también para los niños, niñas en situación de vulnerabilidad.

Más allá de esta pregunta esta consulta no involucra temas específicamente feministas, no por eso, no creo que no hay que apoyar porque la consulta es, una posibilidad de desmontar el correismo, que ha significado la construcción de un imaginario patriarcal y machista, un lenguaje y una narrativa, que nos ubica a nosotras como seres subordinadas, sumisas.

Mario: Soy un convencido de que los avances legales que puedan haber, no tienen realmente ninguna importancia si es que no logran volverse terreno, en el campo de las relaciones humanas concretas, en el campo de las relaciones sociales. Tuvimos una década entera de reconocimiento de derechos con la constitución, este es un proceso que venía de antes, porque el proceso neoliberal se legitimaba también en el discurso de derechos, que los derechos de los niños, los derechos de las mujeres, los derechos de los indios, los derechos de todos.

Ese reconocimiento de derechos no tiene ningún sentido, más allá que el discurso ideológico de legitimización, más allá que hacer visibles problemas que antes se negaban, si es que no logramos modificar las relaciones entre las personas. La ley puede ayudar por supuesto, pero si no somos capaces de enfilar acciones que modifiquen las relaciones entre las personas, no habrá mucho.

description

Foto Juan Manuel Ruales

En más de una década han existido varias convocatorias a las urnas para las ecuatorianas y ecuatorianos, parecería que se lo hace cada vez y cuando los gobernantes de turno necesitan de la voz del pueblo para delinear las políticas que direccionen al país. ¿Hasta qué punto los espacios electorales pueden ser un lugar de convergencia donde el pueblo manifiesta y participa de forma real y concreta en la creación de la política del país? De qué forma nos encontraremos en el próximo: ¿Está usted de acuerdo?

¿Cuál es el panorama político luego de la Consulta Popular?

Alejandra: Son escenarios un poco complicados porque hay que pensarlos a largo plazo, porque la consulta como un espacio de legitimación también es un espacio de medición. Después de la consulta, dependiendo de los resultados, habrán varios escenarios, si gana el sí habrá que ver en dónde gana, con qué preguntas, en qué territorios. Va a ser la posibilidad de Moreno para tener claridades, definir qué política y alianza va a tener. ¿Mantendrá su alianza con los sectores empresariales, va a romper necesariamente el diálogo con las organizaciones? ¿Hasta qué punto va a dialogar y que va a entregar?

Este es un momento en el que necesitamos reestructurarnos, creo que la izquierda y las organizaciones tienen un pendiente con el movimiento de mujeres y feministas porque no pueden pensar un proyecto político de transformación, ni siquiera agenda a mediano plazo que dialogue con nosotras. También creo, haciendo una autocrítica, que el movimiento de mujeres y feministas no tiene una estrategia con las organizaciones más allá de denunciar que la izquierda es machista y patriarcal, necesitamos pensar si queremos esa articulación hasta qué punto, bajo que temáticas, y de qué forma participar.

Es un momento de oportunidades para empezar a dejar esta política de delegar a alguien que nos represente, delegarle al poder, al Estado que defina que decida, a la derecha.

Mario: Va a ser el de la lucha entorno a todos los temas que ya están planteados allí, hasta el momento las dos facciones de AP, probablemente después de las elecciones una de las facciones le saque ventaja a la otra, a no ser que queden más o menos empatados.

Insisto en que el tema es como se logra revertir la debilidad y la falta de iniciativa de los sectores populares y el otro escenario es evidentemente los procesos electorales que ya mencionamos. Uno camina en los barrios de Quito y ya la gente está pensando en las elecciones, la consulta es apenas el trámite para llegar a las elecciones del 2019. Creo que eso también “desvía la atención”, dificultando también las posibilidades de recuperación del movimiento popular en un sentido más programático. Bueno esas son las condiciones, uno nunca elije las condiciones en que actúa, toca hacer frente a las condiciones tal como se presentan.

[1] Según la Constitución de la República del 2008 una consulta popular plantea la formulación de preguntas que se le hace al pueblo donde pueden abordarse diversos temas, mientras que un referéndum pregunta por la modificación de artículos, o cambios estructurales a nivel constitucional.

[2] Esta categoría es explicada por Carlos Marx en su obra El 18 Brumario de Luis Bonaparte, describe una forma de gobernar en la que lo legislativo es subordinado al poder ejecutivo, éste último generalmente encarnada por un líder o personalidad carismática quien asume un rol de juez y parte, representante directo de una nación.

[3] Cedatos

[4] ¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que nunca prescriban los delitos sexuales en contra de niñas, niños y adolescentes, según el Anexo 4?

Equipo de Trabajo

Entrevistas:
Belen Valencia

Texto:
Rosita Ortega Vásquez

Fotografía:
Miro Aguilar Villamarín y Juan Manuel Ruales

Última modificación: 4 de febrero de 2018 a las 18:00

Hay 0 comentarios

captcha